El precio de los carburantes sigue aumentando y la previsión, de momento, es que la tendencia no cambie. Además, si se cumplen las intenciones del gobierno, el gasóleo terminará equiparando su precio al de la gasolina.

Ahorrar combustible es clave para que conducir sea una actividad viable, y por suerte, hay formas de que los resultados se noten.

Simplemente tendrás que cambiar un poco tus hábitos de conducción y realizar un correcto mantenimiento de tu vehículo. Con un par de cambios podrás ahorrar una buena dosis de gasolina a largo plazo.

1. Comprueba la presión de tus neumáticos
Los neumáticos deben de ir hinchados a la presión indicada por el fabricante. Conducir usando neumáticos con una presión inferior a la correcta reduce el rendimiento del combustible. Si los neumáticos son de baja calidad, también es más difícil ahorrar combustible.

2. Haz un buen mantenimiento
Para ahorrar combustible, el motor tiene que permanecer en un estado óptimo. Alargar el paso por el taller solo conseguirá que consuma más y que pongas en riesgo el funcionamiento de alguno de sus componentes.

3. Disfruta de la conducción
Deja los nervios en casa. Conducir crispado te hará ser muy brusco en las maniobras, lo cual disparará el consumo y el riesgo de sufrir un accidente.

4. Reduce las cargas innecesarias
Cuanto más peso tenga tu vehículo más se tiene que esforzar el motor. No llenes el maletero de cosas que pocas veces utilizarás.

Además, si vas a realizar un viaje largo, es importante que planifiques cómo vas a organizar la carga.

5. Usa el aire acondicionado con cabeza
Intenta reducir la temperatura interior antes de arrancar, por lo que bajar las ventanillas servirá para cumplir con el objetivo. Mantén el coche entre 20 y 24 grados, porque situarse por debajo implica un gasto importante e innecesario del combustible.

En ciudad, abrir las ventanillas es más eficiente que usar el aire acondicionado.